domingo, 30 de marzo de 2008

La línea de Wallace

Entre 1854 y 1862, el naturalista británico Alfred Russel Wallace viajó por los archipiélagos del Sudeste Asiático estudiando la flora y fauna del lugar. Después de años de observación, Wallace descubrió que en determinados lugares entre Borneo y las islas Célebes, los animales y plantas de las islas sufrían un cambio radical e inexplicable, pese a la proximidad y a la similitud de condiciones climáticas.

Esta línea imaginada por el naturalista, conocida hoy como la Línea de Wallace, se corresponde en realidad con un importante límite físico, una fosa submarina situada junto al límite entre las placas tectónicas de Australasia y Eurasia. Durante miles de años, tal y como explican en Genciencia, la fosa supuso un muro infranqueable para los animales y plantas de ambos lados, lo que provocó que evolucionaran de manera separada y dieran lugar a las curiosas variaciones que observó Wallace.

Toda la historia en: La línea de Wallace (Genciencia) [Via]

miércoles, 26 de marzo de 2008

El otro BigDog

La primera vez que vimos a BigDog, el robot cuadrúpedo de Boston Dynamics, a todos se nos pasó por la cabeza la idea de que había dos tipos dentro del aparato haciendo el numerito.

Ahora, un grupo de creativos encabezados por un tal Peter Furia, ha colgado en la red lo que denominan el BigDog Beta, una versión del robot cuadrúpedo que también es capaz de sortear obstáculos, caminar por el monte y hasta columpiarse.

Eso sí, a diferencia del original, BigDog Beta no resiste muy bien las patadas. Echad un vistazo.

Enlace: BigDog Beta (Gizmondo)

martes, 25 de marzo de 2008

El club de los elefantes fotógrafos

Un equipo de la televisión británica, dirigido por John Downer, ha encontrado la manera ideal de filmar la vida salvaje sin que los animales se sientan alterados. Desde hace unos años, su productora de televisión ha diseñado unas cámaras especiales que acopla en las trompas y colmillos de los elefantes e introduce a estos en el interior de la jungla.

El resultado no puede ser más espectacular. Gracias al nuevo sistema, por ejemplo, las cámaras pudieron filmar a varios tigres con sus crías en el interior de la selva, unas escenas que hasta ahora habían estado vedadas para el hombre. (Ver tráiler del documental)

Gracias a que los animales están habituados a la presencia de los elefantes, las cámaras han podido captar situaciones que de otro modo no veríamos.

El diario Daily Mail acaba de publicar algunas de las fotografías que tomaron los elefantes durante el rodaje del documental. En ellas se puede ver a leopardos, osos y babuinos sorprendidos en su entorno natural por un objetivo cuya presencia ni siquiera sospechan.

Enlace: Sonríe, estás en ele-visión (Daily Mail)

Relacionada: ¿Qué hacen los osos pardos cuando nadie mira? (ADN.es)

lunes, 24 de marzo de 2008

La Ciencia contra la magia tántrica

El tipo que se ríe en las imágenes es Sanal Edamaruku, presidente de Rationalist Internacional. El otro, el que hace gestos raros a su derecha, es un conocido mago tántrico que trata de matarle con sus hechizos y conjuros.

Ha ocurrido en la televisión india. Allí, durante varias horas, los espectadores pudieron contemplar uno de los desafíos más absurdos jamás televisados. El conocido mago Surinder Sharma aseguró en directo que su magia negra era capaz de acabar con la vida de cualquiera en solo dos minutos y el racionalista Sanal Edamaruku le invitó a demostrarlo delante de las cámaras.

Según Rationalist International, durante más de dos horas, el mago estuvo haciendo conjuros y soltando maldiciones delante del Samal sin que éste notara ni el más mínimo efecto. “Om lingalingalingalinga, kilikilikili” – repetía el brujo, y Samal no podía parar de reír.

En una continuación del reto esa misma noche, y después de poner varias excusas, el mago desplegó su repertorio de llamas de colores y extraños cánticos. Le echó plumas de pavo real por la cabeza y no pasó nada. Escribió el nombre de Samal en un papel, lo introdujo en aceite hirviendo y siguió sin pasar nada. Así que pasó a realizar su truco final, el que debía fulminar a Sanal al instante.

¿Seguro que no quiere salvar su vida antes de que fuera demasiado tarde? – preguntó el mago. En solo dos minutos, advirtió, Sanal se volvería loco, un minuto después gritaría de dolor y moriría. Sanal sonrió y el mago procedió entonces a realizar el gran truco: sacó un muñeco de harina de trigo y lo espolvoreó con ingredientes misteriosos. A continuación, lo perforó con varios clavos, lo cortó salvajemente con un cuchillo y lo arrojó al fuego.

Al cabo de cuarenta largos segundos, Samal seguía de pie y sonriente. La magia no había funcionado y millones de espectadores indios comprendían que el poder tántrico con el que tanto se amenaza a algunas personas en numerosos ámbitos, no es más que otra engañifa supersticiosa.





Enlace: El gran reto tántrico (Via Pharyngula)

miércoles, 19 de marzo de 2008

La colina de los 4.000 muertos

Desde finales de 2003, los propietarios de un rancho de Lafayette, en California, llevan su particular recuento de los soldados estadounidenses muertos en Irak. Durante los últimos cinco años han colocado una cruz en esta colina por cada militar fallecido y actualizan la cifra de muertos cada día.

Los dueños del rancho son dos ancianos de 80 años, Louise y Johnson Clark, un veterano de la Segunda Guerra Mundial, que pretende rendir un homenaje a sus compatriotas muertos durante la invasión.

Desde el inicio de la guerra de Irak, de la que esta noche se cumplen cinco años, han fallecido alrededor de 4.000 soldados norteamericanos. Según el recuento llevado a cabo por Iraq Body Count, que solo cuenta los fallecidos que aparecen en los medios de comunicación, ya son 90.000 los civiles iraquíes muertos desde que comenzara la guerra. Para rendirles homenaje, harían falta más de 20 colinas como ésta.

- Fotogalería: La colina de los 4.000 muertos

martes, 18 de marzo de 2008

Jardines en guerra

Los “jardines desafiantes” (Defiant gardens) son aquellos jardines creados en tiempos oscuros, cuando los hombres se aferran a un pequeño rincón donde cuidar sus plantas y olvidarse de todo lo demás. En las trincheras de la I Guerra Mundial, por ejemplo, en el gueto de Varsovia o en los campos de concentración nazis, siempre hubo alguien que encontró la manera de cuidar aunque sólo fuera una pequeña planta.

El profesor de la Universidad de Oregón, Kenneth Helphand, ha recopilado los casos más llamativos en un libro y sigue recogiendo otros en su página web. La imagen de la izquierda, por ejemplo, fue tomada durante la guerra de Vietnam por el soldado Bill Beardall, quien describía su jardín en una carta:

“Tenía un efecto relajante sobre mí regresar a los barracones después de pilotar todo el día y encontrar aquel pequeño rincón verde creciendo en la puerta (…) Por pequeño que fuera, se trataba de mi oasis. Muchos días, a media tarde, solía sentarme en la entrada y tomaba algo mientras veía el sol esconderse por el oeste. Escuchaba los helicópteros y el sonido de la artillería en la distancia. No he olvidado casi nada de aquella guerra, y mucho menos aquel oasis”.

Mucho más en: More Defiant Gardens (Pruned)

lunes, 10 de marzo de 2008

Un gigante en la playa

El temporal de fuerte viento y lluvia que azota la costa atlántica francesa ha arrastrado al carguero holandés "Artemis" hasta la playa de Sables d'Olonne. El barco, con 88 metros de eslora, ha quedado varado en mitad de la arena, proporcionando un espectáculo poco habitual para los habitantes de la zona. Podéis ver el resto de imágenes en la fotogalería.

- Fotogalería: Un gigante en la playa

sábado, 8 de marzo de 2008

Grafitis en el infierno

Las calles del barrio marginal de Kibera, en Nairobi, amanecen cada mañana sembradas de grafitis que piden el fin de la violencia. Sobre los esqueletos de los coches o en las ruinas de las casas, aparecen a diario mensajes como Dejad de mataros” o “Kenia necesita paz que tratan de sacudir la conciencia colectiva y frenar la sangría que ha costado la vida a más de un millar de personas.

Como si se tratara de un héroe justiciero, el autor de las pintadas deja siempre una pequeña firma al pie de sus trabajos: “Solo 7”. No hay rincón de la ciudad, o edificio derribado, que no aparezca con uno de sus mensajes. En su mente, una idea se repite de manera obsesiva: llamar a los keniatas a detener las matanzas desatadas tras las elecciones de diciembre.

Como suele suceder en estos casos, los periodistas han encontrado a Solo 7 y le han puesto cara e identidad. Se trata de un joven de 31 años llamado Solomon Muhandi, que se ha dedicado a recorrer la ciudad extendiendo su particular forma de expresión.

Armado con una brocha y una lata de pintura, Muhandi ha llenado las calles de Kibera de mensajes pacíficos por pura convicción. Desprecoupado, y mientras remata uno de los mensajes que acaba de firmar, el artista confiesa el motivo que le lleva a pintar sin parar: “Los símbolos hablan más altos que nuestras voces”, asegura. Y un segundo después vuelve a mojar el pincel.

- Fotogalería: Grafitis en el infierno

jueves, 6 de marzo de 2008

Un océano de sal


Situado en el altiplano de Bolivia, el Salar de Uyuni es el mayor desierto de sal del mundo. Su superficie se extiende a lo largo de 12.000 kilómetros cuadrados, un área equivalente a la provincia de Guadalajara, que alberga alrededor de 64.000 millones de toneladas de sal.

Los expertos estiman que el salar tiene unos 120 metros de espesor de los que, cada año, se extraen unas 25.000 toneladas.

Además, se trata de uno de los principales destinos turísticos de Bolivia ya que lo visitan 60.000 turistas al año. Os invitamos a visitar con nosotros una de las maravillas naturales de la Tierra:

- Fotogalería: Un océano de sal

martes, 4 de marzo de 2008

El experimento Rosenhan

En el año 1972, al doctor David Rosenhan llamó por teléfono a ocho amigos y les propuso formar parte de un extraño experimento. En los siguientes días, cada uno de ellos se dirigió a un hospital psiquiátrico en diferentes ciudades de los Estados Unidos y dio un nombre falso. Por lo demás, todos los datos que dieron a los médicos eran ciertos, salvo una pequeña respuesta:

-¿Por qué está usted aquí, señor? – preguntaban los doctores

-Oigo voces -respondían

-¿Voces? ¿Y qué dicen?

- ¡Zas! -respondieron todos.

Preocupado por los problemas de la Psiquiatría, la idea de Rosenhan era comprobar la fiabilidad de los diagnósticos psiquiátricos mediante la infiltración de un grupo de falsos pacientes. Sistemáticamente, y tal y como cuenta el blog Un barco más grande, todos sus amigos fueron diagnosticados de enfermedades psiquiátricas graves: esquizofrenia paranoide y psicosis maniacodepresiva, aunque su única respuesta anómala había sido aquel intrigante ¡Zas!.

Después de publicar su estudio en la revista Science, y provocar cierto revuelo en la comunidad científica, un hospital negó la validez del experimento y se atrevió a retar a Rosenhan: "durante los tres meses siguientes debía enviar uno o más pacientes falsos al hospital y éste se comprometía a detectarlos con facilidad. Rosenhan recogió el guante. Los resultados no pudieron ser más favorables para el hospital ya que sus psiquiatras detectaron con suma facilidad y sin género de duda a 41 impostores. Sin embargo, Rosenhan no había mandado a nadie".

Toda la historia en:¡Zas! (Un barco más grande)

domingo, 2 de marzo de 2008

Al vacío, en bañador


El 26 de septiembre de 2007, Travis Pastrana saltó desde una avioneta a 4.000 metros de altura sobre la isla de Puerto Rico provisto únicamente de un bañador. Dado que no llevaba paracaídas, tuvieron que ser dos compañeros los que le atraparan al vuelo durante el descenso.

Tal y como cuenta José Manuel Comas en ADN.es, Pastrana no solo ha sido varias veces campeón del mundo de supercross y motocross, sino que tiene en su haber algunas de las hazañas más disparatadas que se recuerdan. De ello tienen constancia sus médicos, que le han tenido que sacar del coma en dos ocasiones, y han visto cómo se rompía las costillas, las muñecas, los tobillos y alguna que otra vértebra.

Más saltos en: Travis Pastrana, el nuevo "gran héroe americano"