miércoles, 28 de mayo de 2008

Adiós, globito, adiós


El paracaidista francés Michel Fournier tenía la gloria al alcance de su mano. Durante los últimos veinte años, este ex militar se ha preparado concienzudamente para convertirse el hombre más veloz de la Tierra tras saltar desde una altura de 40.000 metros en paracaídas. Sin embargo, unos minutos antes de pasar a la historia, el globo que debía transportarlo se ha escapado y ha emprendido la aventura por su cuenta.

Las cámaras de la televisión canadiense se encontraban grabando en el momento del desastre. Ante la atónita mirada del reportero, el globo que debía conducir a Fournier hasta el límite de la estratosfera se ha marchado hacia el cielo como si escapara de la mano de un niño.

De momento, el récord seguirá estando en manos del mítico Joseph Kittinger, quien se lanzó en 1960 desde una altura de 31.300 metros y alcanzó una velocidad de 988 km/h. Las imágenes de aquel salto siguen quitando el hipo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario